¿Cómo elegir el chupete?

Está científicamente probado que el uso prolongado del chupete puede interferir de forma negativa en el crecimiento y desarrollo de las estructuras orofaciales de los bebés.

Os voy hablar de las características que debe reunir el chupete “ideal” para que interfiera lo menos posible en este desarrollo.

Hay varios tipos de chupete según su forma, material y dureza…

Según el material encontramos dos tipos, de látex y de silicona. Las tetinas de látex se desgastan y se deforman, en cambio las de silicona son menos alérgenas, casi no se deforman y son más fáciles de esterilizar.

En cuanto a la forma, lo primero que tenemos que observar en la elección de un chupete es la tetina, que hay de varios tipos.

Chupete de bola

El chupete de bola es una tetina muy grande circular y no se adapta a la cavidad oral del bebé. Son las que más interfieren en el crecimiento de la cavidad oral.

Chupete anatómico

El chupete con tetina anatómica, simulan el pezón materno es más respetuoso con la cavidad oral que el de bola, pero al final su forma interfiere en las estructuras del bebe.

Chupete fisiológico

La tetina fisiológica es una tetina más plana que se adapta a la boca del bebé e interfiere en menor medida en sus estructuras anatómicas.

Por lo tanto, los chupetes de bola los descartamos.

Otra parte importante a valorar en los chupetes anatómicos y fisiológicos es el anclaje, parte que une la tetina con el escudo. Y esta debe ser lo más plana posible, ya que ahí se asientan las encías y los dientes. De esta forma interferirá menos en el crecimiento y posición dental.

Por último, tenemos que tener en cuenta es el escudo, que debe ser lo más abierto posible para que el bebé pueda respirar y colocar su nariz

EN RESUMEN, el chupete ideal sería uno de silicona con un escudo abierto, tetina anatómica y anclaje plano. Un modelo que cumple todas estas características es el chupete fisiológico de Mum

No es necesario cambiar el tamaño de la tetina según crece el bebé. Cuanto más pequeña sea mejor. Lo único que se tiene que cambiar es el escudo para que no tape la nariz.

Todo esto sería lo ideal, pero nuestros bebés tienen gustos y preferencias y hay muchos que no quieren el chupete recomendado y solo se calman con el chupete de bola.

¿Qué hacemos entonces? se lo dejaremos pero debemos controlar el tiempo de uso, ya que un uso prolongado de este puede interferir en la cavidad oral.

La sociedad española de ortodoncistas ha reducido la edad recomendada de uso de chupete a 6 meses.