Lateralidad y aprendizaje

La lateralidad es la preferencia que muestra la mayoría de las personas por un lado de su cuerpo. Por ejemplo la mayoría usamos el lado derecho como dominante (diestros) y en menor incidencia el lado izquierdo (zurdos). Esta dominancia no es solo en mano, también en ojo, oído, pierna…

Se cree que el hemisferio derecho domina el lado izquierdo y el hemisferio izquierdo nuestro lado derecho. Esto nos ayuda a organizar las funciones superiores.

A los 5 años se define la lateralidad y los niños asientan su lado dominante, es decir, una lateralidad homogénea para que el desarrollo de aprendizaje cognitivo y el desarrollo psicomotor sea óptimo y conforme a su capacidad intelectual.

Cuando no está bien definida y alterna diferentes zona dominantes ( ojo izquierdo-mano derecha) puede aparecer una dificultad en la adquisición del lenguaje, en matemáticas, lecto-escritura, lógica, compresión y otras áreas. Dificultando así desarrollar su potencial intelectual.

Os dejo el enlace a un test que os ayudará a observar la dominancia lateral de vuestros hijos o de vosotros mismos. Es importante que observéis con que lado realiza las diferentes actividades que se le proponen. Lo “correcto” sería que todo predominara en el mismo lado ojo-mano-pie-oído derecho o izquierdo.