MÉTODO DEL BOLÍGRAFO VERDE

Leí hace un tiempo un artículo de Tatiana Ivanko, una de las redactoras de Real Parents, dónde hablaba del método del bolígrafo verde, en el que ésta mamá explica como enseña a su pequeño caligrafía y ortografía.

La técnica consistía en marcas con un boli verde los aciertos y dejar sin marcas los errores. De éste modo el niño se interesaba en las grafías que le habían salido bien y se esforzaba en repetirlas para conseguir más marcas verdes en su ficha.

¡Me encantó la idea! ya que yo al recordar mis exámenes plagados de círculos rojos marcando mis faltas de ortografía suponían una frustración en vez de un aprendizaje.

Tatiana cuenta que al realizar este ejercicio y resaltar lo positivo “La fuente de motivación es completamente diferente: ya no intentamos evitar los errores, sino que nos esforzamos por repetir lo que está bien”. “Parece lo mismo, pero hay un cambio en la estructura del pensamiento”.

Este método, se basa en la teoría del condicionamiento operante, la cual explica que un individuo tiene más posibilidades de repetir una conducta sí que trae una consecuencia positiva, por lo que es más probable que nuestro pequeño vuelva a realizar esa conducta si se aplica el color verde marcando cosas buenas en sus fichas. En cambio, si se le refuerza negativamente, la utilización del bolígrafo rojo marcando los errores, es más probable que éste, tenga una actitud negativa hacia el aprendizaje.

Al llegar a mi consulta al día siguiente aplique éste método con mis pacientes y como era de esperar ¡FUNCIONABA! En vez de desesperarse por no lograr los objetivos, se “picaban” para conseguir batir su record de marcas verdes. Mejoraba su atención y aumentaban sus aciertos.

Os animo a que lo probéis en casa cuando ayudéis a vuestros hijos con los deberes, tareas, exámenes…